Páginas

domingo, 10 de junio de 2012

¿Será tu caso?


El deseo de cambiar de vida:
La mayoría de las personas empieza a trabajar a los 20 años. Entonces creemos que trabajando mucho llegaremos a tener un buen futuro económico. La realidad es que al llegar a los 65 años, muy pocos han logrado libertad financiera y una vida laboral digna. La gran mayoría se han sentido frustrados durante años realizando un trabajo que no les gustaba y al jubilarse reciben una pensión reducida que les permite únicamente sobrevivir. Tanto sacrificio para tan poca recompensa.

Trabajar desde tu propia casa:
La mayoría de trabajadores se levanta muy temprano. Muchos tienen que pasar largos ratos encerrados en sus coches soportando las interminables colas en la carretera e invertir en gasolina. Y cuando llegan al trabajo ya están cansados. Esto no es sano. Otros muchos disponen de 45 minutos para comer. Van al bar y engullen cualquier cosa. Esto tampoco es sano. A ver como se puede seguir una dieta equilibrada de esta manera.

Ser tu propio jefe:
Todos nos hemos tropezado con un jefe que nos disgustaba. El trabajador desempeña su oficio duramente y el jefe es el que se lleva la gran parte de beneficios. Además, hay que hacer las cosas tal y como dice el jefe. No se premia la creatividad ni el esfuerzo personal. No se dan oportunidades.

Compartir y que compartan contigo:
En las empresas tradicionales todo el mundo guarda celosamente sus logros o se atribuyen los logros de los demás. Si uno tiene una idea creativa es muy probable que el jefe se la atribuya. Entonces el trabajador deja de proponer ideas nuevas y el hecho de compartir se ve reducido a mínimos. Empieza la época donde todos van a lo suyo y nadie ayuda a nadie

Tener un buen propósito:
He trabajado para muchas compañías y pocas de ellas me hacían sentir orgullosa de mi trabajo. O bien no me gustaba la política de la empresa o bien los productos que ofrecían al mercado me parecían banales e incluso insultantes. Trabajaba sólo por el dinero y eso me causaba insatisfacción personal.

Recibir gratitud y Valoración:
Durante muchos años he pensado que el mundo está lleno de ingratos. Mi trabajo no estaba valorado. Si hacía 1000 cosas bien y una sola mal recibía una reprimenda, pero no me felicitaban por las que había hecho bien. La gratitud brillaba por su ausencia.
Pero además, mi trabajo no me resultaba gratificante porque no creía en lo que hacía.

Usar la ley de la atracción:
La ley de la atracción es una ley universal e inamovible. Lo que emitimos es lo que atraemos. Si me siento bien atraigo personas que se sienten bien. Si me siento feliz atraigo felicidad. Si me siento importante el mundo me ofrece importancia. Pero si me siento apenado, triste o miserable el universo me ofrece más miseria. No me extraña que en las empresas haya tantas personas que se sienten mal.

Tener buenas relaciones:
Pasamos tantas horas en el trabajo…y hacemos relativamente pocos amigos allí. La mayoría de personas van a lo suyo y no les importan las relaciones con los compañeros. Olvidan que en el mundo no estamos solos y que la relación con los compañeros es muy importante.

Tiempo para ti:
La mayoría de trabajos te impiden ser el dueño de tu propio tiempo. 8 horas trabajando, 1 para comer, 2 para ir y volver del trabajo. ¿Cuánto queda para ti?
Hoy en día hay muchos problemas familiares por falta de tiempo. Las personas van estresadas y no tienen tiempo para comunicarse las unas con las otras. Eso revierte en infinidad de problemas y en un alto grado de frustración y soledad.

No es pobre el que no tiene nada en un momento de su vida, sino el que no ve perspectivas de futuro.

He encontrado una buena alternativa:

He podido cambiar mi vida: Tengo la posibilidad de trabajar a un ritmo aceptable y además generar ingresos residuales que me permiten vivir a cambio de un esfuerzo justo.

Trabajo desde mi propia casa: Solo necesito un teléfono, un ordenador y un espacio reducido para mí. Utilizo el coche cuando mi trabajo lo requiere, pero no es cada día ni en las horas punta.

Soy mi propio jefe: Hago las cosas a mi manera, honradamente, equilibradamente, creativamente, a mi ritmo y a mi aire con la ayuda de la persona que me ofreció esta oportunidad y varios compañeros.

Comparto: Lo que yo hago lo comparto con mis compañeros. Todo revierte en un beneficio para todos. Por fin puedo aplicar mi filosofía  de vida aplicada a mi empresa.

Un buen propósito: He encontrado el producto ideal para mi porque su finalidad es mejorar el más preciado tesoro que todos deseamos: LA SALUD.  Y es un producto realmente bueno y beneficioso.

Gratitud y valoración: Muchas son las personas que me dan las gracias por haberlas ayudado a mejorar su salud. Y mis compañeros también valoran y agradecen mis aportaciones.

La ley de la atracción: Como ahora me siento bien, atraigo bienestar a mi vida y a la vida de las personas que me rodean.

Buenas relaciones: Mis compañeros ya no son mi competencia. Nos reunimos para mejorar nuestro trabajo y poder llegar más lejos. Nos ayudamos porque la ayuda mutua es recompensada

Tiempo para mí: Por fin he conseguido el equilibrio. Ahora dispongo de más tiempo. Trabajo equilibradamente y así consigo trabajar mejor que nunca.

¡Infórmate!. No tienes nada que perder y mucho por ganar.
Recuerda que puede ser una buena oportunidad para tu salud financiera.
Y todo ello haciendo algo bueno para las personas.

Pídenos información. Te la daremos con mucho gusto.
Puedes asistir nuestras reuniones si lo deseas. En ellas conocerás otras personas que han mejorado su vida en salud y en economía.

Pregúntanos y te diremos cómo.



Skype: nicolas.alzaga


Share |