Páginas

lunes, 24 de octubre de 2011

Piel Seca, Ictiosis y el Aloe Vera

La Piel Seca, Ictiosis y el Aloe Vera
Por Enrique Silver

La capa superior de la piel, llamada estrato córneo o queratina, está compuesta por varias capas de células muertas planas y actúa como una barrera que protege el tejido subyacente de posibles lesiones e infecciones. Al disminuir la evaporación, los aceites de esta capa cutánea ayudan a mantener la humedad de las capas más profundas, manteniendo la textura de la piel blanda y flexible.

El estrato córneo es sólo una parte de la epidermis, una fina capa de piel que recubre casi la totalidad del cuerpo. En algunas zonas, como en las palmas de las manos y en las plantas de los pies, la epidermis es gruesa y el estrato córneo le brinda una protección extra contra los impactos y las abrasiones. La epidermis también puede ser gruesa y dura en las zonas excesivamente secas.
Las enfermedades de las capas superficiales de la piel interesan al estrato córneo y las capas más profundas de la epidermis y pueden causar desde un malestar temporal hasta graves alteraciones crónicas.
PIEL SECA

La piel seca es muy frecuente, en especial en las personas de edad avanzada. Las causas habituales son el clima frío y los baños frecuentes. El baño elimina los aceites superficiales y entonces la piel tiende a secarse. La piel seca puede irritarse y suele provocar picor (en ocasiones se desprenden pequeñas escamas y se forman escaras). Las escamas suelen afectar a la parte inferior de las piernas.

A veces la piel extremadamente seca (ictiosis) deriva de una enfermedad escamosa hereditaria, como la ictiosis simple o la hiperqueratosis epidermolítica. Una persona con ictiosis simple presenta escamas finas pero no ampollas. Los pacientes con hiperqueratosis epidermolítica tienen escamas gruesas similares a verrugas y ampollas dolorosas que desprenden un olor desagradable. La ictiosis también es consecuencia de trastornos no congénitos, como lepra, hipotiroidismo, linfoma, SIDA y sarcoidosis.
Tratamiento convencional:

La clave para tratar la sequedad de la piel es mantenerla húmeda. Bañarse menos veces permite que los aceites protectores permanezcan más tiempo sobre la piel. Los ungüentos y las cremas con vaselina, aceite mineral, o los humectantes también pueden retener la humedad de la piel. Los jabones y detergentes fuertes, así como los perfumes de ciertos humectantes, irritan la piel y pueden secarla aun más. Frotarse o rascarse la piel seca puede provocar una infección con posterior desarrollo de cicatrices. Cuando las escamas constituyen un problema, existen soluciones o cremas con ácido salicílico que pueden eliminarlas. En los adultos, el médico puede recomendar envolver la piel con un vendaje oclusivo hecho de una película de plástico o celofán después de aplicar estos tratamientos. Por lo que respecta a los niños, se debe prescindir del uso de estos vendajes.
El etretinato, un fármaco similar a la vitamina A, se usa para ciertas formas de ictiosis. En los casos de hiperqueratosis epidermolítica, pueden utilizarse antibióticos y un jabón desinfectante como la clorhexidina.

El Aloe Vera como tratamiento complementario:

Los productos de gel de Aloe Vera puro de Forever Living Products son muy eficaces para ayudar en el tratamiento de la piel seca, la ictiosis y la hiperqueratosis epidermolítica.

Como se describió en la parte del tratamiento médico tradicional, se trata de mantener la humedad de la piel, de eliminar las escamas con ácido salicílico, de aportar vitamina A o un antibiótico o desinfectante de la piel. Pues el Aloe Vera tiene cualidades humectantes, contiene ácido salicílico y vitamina A, posee sustancias que actúan como antibiótico y desinfectante de bacterias, hongos y virus, además de muchos otros ingredientes como el acemanano que fortalece el sistema inmunitario (de defensa del propio organismo).

En estos casos usaremos el aloe vera para tratar el problema tanto por fuera como por dentro, logrando así un alivio total de los síntomas en menos de un mes, salvo excepciones.
Plan de tratamiento con Aloe Vera:

1) Aloe Vera Gel (100% gel de Aloe Vera estabilizado en forma de bebida): 6 cucharadas soperas diarias por dos semanas, luego reducir a 4 cucharadas.

2) Aloe Vera Gelly (100% gel de Aloe Vera estabilizado en forma de gel traslúcido para la piel): aplicar en extensión permitiendo que penetre totalmente, sobre la piel escamada, previamente habiendo lavado la piel de toda suciedad con Liquid Soap (jabón líquido de pH neutro de Aloe Vera) y abundante agua. Esta aplicación se hará dos veces al día (de mañana y por la tarde).

3) Aloe Lotion (Loción emoliente de Aloe Vera con aceites suavizantes y vitamina A): Aplicar la loción en toda la zona afectada para dejar una capa de aceites que guardarán la humedad de la piel luego de aplicar el Gelly (que introducirá mucho agua a la epidermis). Al menos debe hacerse una aplicación diaria, después del Gelly y idealmente otra antes de acostarse por la noche. El Aloe Propolis Creme (crema emoliente de Aloe Vera y Propóleos) puede utilizarse en lugar del Aloe Lotion si se desea aumentar la actividad antibiótica de la preparación.

Es importante, al aplicar los productos de aloe vera sobre la piel que ésta se encuentre limpia, porque el aloe tiene la propiedad de profundizar todas las capas de la piel arrastrando consigo sustancias que haya sobre ella (ya sea medicamentos como contaminantes o suciedad). El proteger la piel de la suciedad con ropa adecuada es una buena costumbre para este tipo de pacientes, disminuyendo así la necesidad de lavados frecuentes.

Es también necesario recordar que la piel muy irritada puede reaccionar al principio con un ligero ardor frente a la aplicación de cualquier producto, loción o crema. En el caso de la Gelly, este ardor se iría luego de un par de aplicaciones.

Ante cualquier duda, siempre consulte a su médico.




Share |