Páginas

jueves, 7 de julio de 2011

El Esguince

Un esguince es el exceso de tensión en los ligamentos que estabilizan las articulaciones de los huesos del cuerpo, originando rasgadura, rotura, distensión o estiramiento excesivo de algún ligamento (banda resistente de tejido elástico que une los extremos óseos en una articulación).


Se produce debido a un movimiento brusco, caída, golpe o una fuerte torsión de la misma, que hace superar su amplitud normal. También se denomina “torcedura” y las piezas óseas no alteran su posición normal.
Por lo general los esguinces tienen origen traumático como: golpes sobre las articulaciones, como patadas o contra algún elemento o torcedura forzada por consecuencia de la pérdida del equilibrio, en la práctica de algún deporte.
Los ligamentos son fibrosos y resistentes que inician su trabajo cuando dos huesos ejecutan un movimiento entre sí rebasando las demarcaciones normales de la articulación.
Al ocurrir esto los ligamentos se tensan evitando que el hueso en movimiento se salga de su sitio. Eventualmente las fuerzas que originan el movimiento del hueso (traumatismos, caídas u otros impactos) son inmensas y el ligamento es incapaz de impedirlo sobre estirándose y generando el esguince.

Causas del esguince

Para que un esguince se origine depende de algunos factores como:

La edad de la persona: La estructura ósea de las personas no tienen la misma elasticidad dependiendo de la edad, el sexo y del estado de los músculos y tendones.

Así como hay ligamentos incapaces de impedir el sobre estiramiento, también hay ligamentos que aguantan el esfuerzo evitando que las fibras se rompan, aunque eso sí, quedan dañados torciéndose a esto se le denomina esguince benigno.

Si sucede esa ruptura parcial el tejido sigue funcionando produciéndose un esguince moderado de segundo grado. Si las fibras se rompen por completo pueden provocar que el ligamento se inutilicé ocasionando desprendimiento del hueso.
Esguince tipos

De acuerdo a la gravedad de la lesión los esguinces tienen diversos tipos como:

1er Grado: Distensión parcial del ligamento (tratamiento moderado, fisioterapia).

2do Grado: Rotura parcial o total del ligamento (tratamiento moderado o quirúrgico, de acuerdo al tipo de lesión).
3ro Grado: Rotura total del ligamento con desprendimiento óseo (tratamiento quirúrgico). La rotura de diversos ligamentos originan una luxación y se pierde completamente la coherencia articular.

Actualmente, se considera al esguince como una de las lesiones más comunes especialmente los deportivos, siendo frecuentes los del tobillo y de la rodilla.
Asimismo, son usuales los esguinces cervicales producto de los accidentes de tránsito, por esta razón, medicamente hay dos tipos de esguinces los benignos y los muy graves:

Los esguinces benignos, llamados eventualmente entorsis, se refieren a un estiramiento violento de los ligamentos articulares, sin rotura real, ni desprendimiento. Son constantes en enfermedades genéticas que perturban el tejido conectivo
Cuando se realiza el examen clínico la articulación aparece inflamada y con mucho dolor sin embargo los movimientos continúan normales, ya que la radiografía no revela lesión alguna.
Los esguinces graves se caracterizan por la generación de un desgarro o el desprendimiento del ligamento. Esto es ocasionado por los movimientos exagerados de la articulación. Cuando se realiza el examen clínico, la articulación se torna sumamente dolorosa y la inflamación es más grave.

Por lo general los esguinces ocasionan dolor, hinchazón e impotencia funcional. Agravándose, si se presiona la zona afectada quedan hematomas. La recuperación depende de la gravedad y la cronicidad de la lesión. Siendo los esguinces más frecuentes los del tobillo, codo, muñeca, pulgar, cuello y algunas zonas como la columna vertebral, afectando eventualmente otras regiones corporales.

Las lesiones en la mayoría de los deportistas son esguinces de tobillo (astrágalo, peroné, o calcáneo) y en la mano.

Tratamiento esguince

La acupuntura y los masajes son una opción curativa a tomar en cuenta.

Cuando se quiere ejecutar un tratamiento puedes empezar por calmar los malestares primarios:
1.- Aplica compresas frías en bolsas de plástico, con la finalidad de evitar la acumulación de la sangre, reduciendo la inflamación y generando un efecto anestésico, sobre los nervios de la región lastimada. Para ello también puedes usar: vinagre de alcohol y flores de árnica, frotando y previniendo la hinchazón.

También puedes aplicar un cataplasma de clara de huevo a la que se debe agregar 3 cucharadas de harina, la mezcla debes colocarla como cataplasma por dos noches seguidas para evitar la inflamación.

Los vendajes comprimidos en los esguinces, manteniendo las piernas elevadas, son una buena opción, para que los líquidos acumulados retornen a su canal habitual, es necesario se repose al menos dos o tres días, para no violentar la articulación.

Masajes circulatorios con ungüentos antiinflamatorios que disminuyen las contracturas por la tensión después de la lesión. También son recomendados los ejercicios de recuperación, fortaleciendo todos los músculos que influyen en la articulación, así como de otros que nos sirven para entrenar la articulación.

Ejecutar un quiromasaje que ayuda a aliviar los dolores del cuerpo. Debe darse por un profesional y consiste en presionar, golpear o frotar rítmicamente con las manos y con la intensidad adecuada algunas zonas del cuerpo.

Cuando pase la etapa de rehabilitación, es indispensable mantener una fase preventiva para evitar vuelvan a aparecer esguinces constantes que logren cronificar la lesión.



http://vidaok.com/el-esguince-tipos-causas-tratamiento.html