Páginas

sábado, 12 de septiembre de 2009

TRABAJAR MEJOR

Trabajar mejor

¿Se puede trabajar más en menos tiempo? La respuesta es afirmativa, siempre que se sigan unas sencillas normas para organizar y aprovechar mejor el horario laboral. La “regla de oro” se llama productividad.

¿Se ha detenido a pensar alguna vez en qué forma los horarios de trabajo influyen en sus comportamientos, forma de ser y de relacionarse con los demás? ¿Ha analizado y reflexionado sobre la relación que existe entre los horarios y la buena marcha de las parejas, de las familias, de las relaciones padres-hijos?

Usted, al igual que todos, necesita disfrutar de su tiempo de ocio diario, para utilizar esas horas como mejor le plazca, pero si dedica una desmesurada cantidad de horas al trabajo, y le suma los desplazamientos de ida y vuelta a su hogar, no le quedará mucho “tiempo libre” para disfrutarlo.

Ideas equivocadas

Por otra parte, pasar más horas en el trabajo–tanto si trabaja en relación de dependencia
como si lo hace por cuenta propia no equivale a producir más u obtener mejores resultados.

La creencia de que cuantas más horas esté un trabajador en su escritorio o despacho demuestra mayor esfuerzo, implicación y rendimiento, no siempre coincide con la realidad, como demuestran las estadísticas de algunos países europeos, cuyos trabajadores pasan muchas horas en el trabajo con escaso o nulo reflejo en sus niveles de productividad.

El problema no es sólo de los propios trabajadores, muchos de los cuales aún creen que pasar la mitad del día en la oficina les ayudará a ser más valorados y más eficaces.

Según la profesora Mercedes Sánchez-Apellániz, de la Universidad de Sevilla, también existen empresas con una cultura “del trabajo obsesivo”,en las que trabajar muchas horas es señal de dedicación y de promoción profesional, e irse del trabajo a la hora normal de salida se entiende como una falta de motivación.

La Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios, en España, ha difundido una
serie de consejos muy útiles para aprovechar al máximo nuestro tiempo, inspirados en la filosofía de “no se trata de trabajar muchas horas, sino de ser efectivo”.

Si los pone en práctica, su jornada laboral le parecerá más corta, será más productiva, y podrá disfrutar más de su vida personal.

Consejos

- Sea puntual. Cuanto antes entre, antes saldrá. Llegar a la hora le permitirá trabajar sin prisas y poder exigir salir cuando debe; pero si llega tarde, lo más probable es que comience el día estresado y los nervios le hagan perder más tiempo.
- Concéntrese. Aproveche bien el tiempo del que dispone. Piense en las tareas que tiene que
realizar y abórdelas sin distraerse. Evitará la sensación de no haber hecho lo que debía o
verse obligado a llevarse el trabajo a casa.
- Respete la normativa. Intente cumplir su jornada y salir a la hora que le corresponde. Si se
concentra y resuelve las tareas a su debido tiempo, no tendrá que hacer horas extras, lo cual es un aliciente para ponerse a trabajar con rapidez y efectividad.
- Busque la eficiencia. La productividad es lo importante. Trabajar muchas horas no significa
trabajar más. No interesa si ha estado doce horas en la oficina, sino el resultado final. Aplíquelo para su propio beneficio y el de su empresa.
- Trabaje con rapidez. La sobremesa, un cafecito, otro cigarro, unas palabras con la recepcionista...
Es mejor que concentre su tiempo, en vez de malgastarlo demasiado en detalles.
- Diviértase y descanse. Una que vez salga del trabajo, desconecte del todo y disfrute de su tiempo libre. Y procure dormir más y mejor, ya que la falta de productividad se debe en muchos casos al cansancio físico y mental.
- Planifique. Organizarse es la única forma de sacar tiempo para todo. Es aconsejable seguir la regla de los “tres ochos”: ocho horas para trabajar, ocho para el ocio y ocho para el descanso.

Por María Jesús Ribas - EFE REPORTAJES

.- Artículo publicado en ABC: http://www.abc.com.py/2009-02-22/articulos/498076/sea-organizado