Páginas

viernes, 11 de septiembre de 2009

OSTEOPOROSIS

LA OSTEOPOROSIS

La osteoporosis es una enfermedad de los huesos caracterizada por la disminución de la masa ósea con alteración en la microarquitectura de los huesos y esto nos lleva a una mayor fragilidad ósea y una mayor facilidad para la presentación de fracturas.

La remodelación ósea es un proceso de renovación continuo del hueso que evita la acumulación de lesiones de fatiga y hace que se adapte a las necesidades mecánicas del momento. Y su equilibrio mantiene constante la masa ósea esquelética.

La osteoporosis se produce por un desequilibrio entre la formación y resorción ósea, con predominio de esta última, con influencia de variados factores en el recambio óseo.

Entre estos factores se encuentran:

Factores Genéticos.
Factores Hormonales.
Factores Nutricionales.
Factores Locales.

La osteoporosis es asintomática, hasta que aparecen las fracturas. Éstas surgen tras un pequeño traumatismo o espontáneamente. Afectan a cualquier hueso, presentando sintomatología según el lugar afectado. Las más frecuentes son las vertebrales, las del radio, de cuello del fémur, cadera y las de húmero.

Los factores de riesgo son:
1.- más frecuente en mujeres.
2.- a partir de los 35 años.
3.- se presenta más en la raza blanca.
4.- Enfermedades: hiperparatiroidismo.
5.- Antecedentes familiares directos.
6.- Escasa ingesta de calcio, ingesta inadecuada de vitamina D.
7.- Consumo excesivo de tabaco.
8.- Consumo excesivo de alcohol y café (más de 3 tazas al día).
9.- Sedentarismo,
10.- Poca exposición solar.
11.- Delgadez, Obesidad.
12.- Nuliparidad.
13.- Medicamentos.

Ahora hablaremos de lo más importante en la osteoporosis. La Prevención.
Desde la niñez y hasta los 30 años se pondrá interés en:
.- Dieta rica en calcio.
.- Ejercicio físico adecuado.
.- Adecuada exposición solar (sin abusar).
.- Evitar consumir café, alcohol, tabaco.
.- Una nutrición adecuada y equilibrada

NO consumir dietas altas en proteínas, no abusar de las dietas vegetarianas (por su alto contenido de oxalatos), consumo moderado de sodio.

Nutricionalmente, las mejores medidas de prevención son la ingesta adecuada de calcio y de vitamina D de forma natural, que deben ser objetivos prioritarios desde la niñez.

Se ha demostrado que la dieta rica en calcio mantiene un pico de masa ósea, aunque no haya seguridad de que pueda aumentarla, y que reduce la incidencia de fracturas de forma significativa.

También es un hecho conocido que la dieta rica en vitamina D, junto con una exposición solar adecuada, es fundamental para la correcta absorción intestinal de calcio.

Ingesta adecuada de calcio por edad:
EDAD MG. POR DIA
0 a 6 meses 400
6 a 12 meses 600
1 a 6 años 800
6 a 10 años 1,000
10 a 24 años 1,300
24 a 65 años
(varón) 1,000
24 a 65 años
(hembra sin estrógenos) 1,500
24 a 65 años
(hembra con estrógenos) 1,000
más de 65 años 1,500
Embarazo y lactancia 1,500
Cuando las medidas preventivas no son suficientes deberemos recurrir a las farmacológicas, tales como:

.- Suplementos de calcio
.- Suplementos de vitamina D
.- Estrógenos y tratamiento hormonal sustitutivo
.- Bifosfonatos
.- Calcitonina
.- Tiazidas
.- Flúor



La osteoporosis no es una enfermedad que sólo afecta al propio enfermo, sino que también implica a las personas que le rodean porque requiere un soporte social adecuado cuando la enfermedad está muy avanzada o se han producido fracturas.
Otras complicaciones son:

Dolores óseos de cuello, espalda, sensibilidad ósea, etc.
Deformidad en la espalda.
Disminución de estatura causada por la compresión de la columna vertebral.
Postura encorvada.
Fracturas.

Es muy importante seguir una pauta nutricional y de ejercicio adecuada para prevenir y/o retrasar la aparición de la osteoporosis todo lo posible y mejorar la calidad de vida del enfermo así como la de los que le rodean.

Aloe Vera Gel




Un 99,4% del peso del gel de aloe vera es agua. Más del 60% de los sólidos totales
son polisacáridos mucilaginosos ligados a azúcares. El mucílago está compuesto de diferentes
polisacáridos neutros, responsables de la gran capacidad que tiene la planta para retener agua y gracias a la cual puede sobrevivir en condiciones de sequía. Los polisacáridos mucilaginosos son
los principios activos responsables de la actividad biológica del gel de aloe vera, y entre
todos destaca el acemanano y el aloérido: "Polisacárido de elevado peso molecular recientemente identificado, constituído por glucosa, galactosa, manosa y arabinosa, y que posee una actividad inmunoestimulante. Los restantes sólidos que componen el gel de aloe vera, son sales orgánicas, ácidos , enzimas sapogénicas, taninos, esteroles, triglicéridos, aminoácidos, RNA y trazas de alcaloides, de vitaminas (betacaroteno, B1, B2, B3, B6, C, E, colina, ácido fólico) y de minerales (aluminio, boro, bario, calcio, cromo, cobre, hierro, potasio, magnesio, sodio, fósforo, estroncio, silicio).
Actividad sobre órganos y sistemas
Destaca el efecto protector ante lesiones de la mucosa gástrica, su actividad antiulcerosa, y de inhibición del crecimiento de helicobacter pylori. El acemanano presente en el aloe vera podría ser útil en enfermedades inflamatorias intestinales como la de crohn o la colitis ulcerosa.
En el sistema endocrino resalta la actividad hipoglucemiante e hipolipemiante: "El aloe vera administrado por vía oral es capaz de reducir los niveles de glucosa en sangre.
En cuanto al sistema inmune el aloe tiene actividad inmunomoduladora y antimicrobiana frente a un amplio número de microorganismos, bloquea la reproducción del VIH y de los herpesvirus y estimula la actividad de los monocitos y macrófagos. El aloe vera, activo en situaciones de inmunosupresión, es también efectivo en la prevención de estados de inmunosupresión inducidos por radiación ultravioleta y en la prevención de infecciones víricas respiratorias (gripe, resfriado, laringitis) por inducir la formación de anticuerpos. Tiene asimismo actividad antiinflamatoria: inhibe la síntesis de prostaglandinas y reduce la migración e infiltración de leucocitos, la liberación de histamina y la síntesis y secreción de
leucotrienos: "La actividad antiinflamatoria del gel de aloe vera se sinergiza con el resto de propiedades (cicatrizante e inmunoestimulante) para facilitar la curación de heridas o frente a procesos artríticos (por sus propiedades antiinflamatoria e inmunomoduladora)".
El aloe vera presenta propiedades anticancerígenas y antitumorales. Especialmente en los sarcomas blandos, el acemanano es capaz de reducir el crecimiento del tumor o producir regresión del mismo. Esta actividad antitumoral, junto a las propiedades inmunoestimulantes y protectoras de las lesiones inducidas por radiación, determinan la posible aplicación del aloe vera en la prevención de melanomas y cánceres de piel", por lo que se han iniciado estudios para evaluar la actividad antitumoral del acemanano y otros polisacáridos del aloe.
En relación a la piel y las mucosas destacan las propiedades de cicatrización y regeneración. El aloe vera, ingerido o en aplicación externa, facilita la curación de heridas, quemaduras y lesiones epidérmicas y reduce el dolor: "Se ha mostrado especialmente eficaz en las quemaduras inducidas por radiación, incluídas las solares, y en lesiones subsiguientes a tratamientos con radioterapia. El gel de aloe aumenta el correcto entrelazado de las fibras de colágeno sobre la zona lesionada debido a la regeneración celular y tisular promovida por las glicoproteínas, la reepitelización y angiogénesis favorecida por la alantoína, y el efecto antiinflamatorio y antimicrobiano de los polisacáridos y compuestos fenólicos". También
facilita la curación de llagas y ulceraciones bucales o lesiones inflamatorias irritativas de la mucosa gastro-intestinal.
No menos importante es su actividad antipsoriásica: la penetración de los polisacáridos del gel de aloe vera a través de la piel favorece su humectación, ocluye la dermis e inhibe la formación de las placas psoriásicas, de modo que puede reducirse de manera significativa la duración de los brotes.
Previene el fotoenvejecimiento prematuro, restablece el equilibrio entre los cambios degenerativos y regenerativos y estimula la síntesis de colágeno y de las fibras de elastina de la piel. El gel de aloe incrementa el contenido de colágeno soluble e inhibe los enzimas responsables de la
formación y acumulación de melanina en la piel, que darían lugar a la aparición de manchas o zonas de hiperpigmentación"
Se recomienda para depurar y desintoxicar en afecciones hepatobiliares y ante una acumulación de toxinas en reumatismo, artritis, procesos alérgicos como rinitis o asma, gota, y afecciones dermatológicas como acné, dermatitis o eccemas. Ayuda a regular y depurar el organismo y a controlar los niveles de colesterol, glucosa y ácido úrico, así como la tensión arterial, la circulación venosa y el metabolismo general, por lo que puede ser útil como complemento en dietas de control de peso.